La Consejería de Interior y Justicia, a través de la Agencia de Protección Civil y Consumo, realizará más de medio millar de visitas de inspección a comercios de Castilla y León con motivo de las rebajas de verano 2008, que comienzan el próximo martes 1 de julio y concluirán el 31 de agosto.

Dentro de las políticas de la Consejería de Interior y Justicia destinadas a garantizar los derechos de los consumidores, la Agencia de Protección Civil y Consumo reforzará las inspecciones de consumo durante las rebajas de verano, que comenzarán el martes 1 de julio. La campaña de rebajas se extenderá en Castilla y León hasta el 31 de agosto, quedando fuera de ella el mes de septiembre, a diferencia de años anteriores. Además, los establecimientos comerciales podrán decidir durante cuántos días, de esos dos meses, ofrecen sus productos en rebajas a los consumidores.

Las visitas de los inspectores de Consumo se centrarán en aquellos establecimientos que ofrezcan a los consumidores productos de gran demanda durante los meses de verano, como son la confección de ropa para el baño, los artículos de viaje, la zapatería o la cosmética para la playa y la protección de los rayos solares.

Además, se reforzará el control sobre otros productos más habituales, como son la marroquinería, el menaje del hogar, las herramientas de bricolaje o los aparatos electrónicos, sin dejar al margen los electrodomésticos, los muebles y artículos de decoración.

La campaña de inspección programada por la Consejería de Interior y Justicia hará hincapié, por último, en que los comercios diferencien claramente entre los artículos que se ponen a la venta bajo el concepto de saldos, y aquéllos otros que entran dentro de las ofertas de rebajas.

La Junta de Castilla y León recuerda a los consumidores algunos consejos básicos, como son que la entrega del ticket de compra es obligatoria, así como la garantía en la adquisición de determinados productos (electrodomésticos, telefonía móvil, informática, etc.) Gracias a estos recibos se podrán realizar las reclamaciones posteriores en caso de ser necesario.

También se recomienda a los consumidores que comparen las calidades y los precios en distintos establecimientos y que se aseguren de que los productos rebajados no están deteriorados y son los mismos que estaban antes a la venta. Por último, no hay que olvidar que el precio rebajado debe aparecer siempre junto al precio anterior, que la reducción económica no tiene que afectar a la calidad del producto y que la publicidad es vinculante, por lo que el establecimiento siempre tiene la obligación de cumplir lo que anuncia.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.