OPINIÓN.- Emilio Cabadas

En los últimos 10 años Castilla y León ha crecido en todos los ámbitos y se ha consolidado como una región de futuro. Nuestra comunidad ha pasado de 2,48 a 2,53 millones de personas, un crecimiento moderado pero constante que se ha visto acompañado por una evolución positiva de los datos de empleo. En el mismo periodo de tiempo nuestra comunidad ha pasado de 1,01 a 1,16 millones de personas ocupadas, la tasa de actividad paso ente 1998 y 2008 desde el 47% hasta el 54%, mientras que la tasa de paro cayo del 19,37% registrado en 1998, hasta el 6,99% registrado el cuarto trimestre de 2007.

Nuestra región ha consolidado un dinamismo empresarial sin precedentes, con un ritmo de crecimiento de constitución de sociedades mercantiles que crece de forma exponencial. Así los constatan las cifras, ya que en 1996 se crearon 3.937 sociedades, mientras que en 2007 el número fue de 5.661, casi un 44% más.
Construcción y servicios son los sectores que han tirado de la actividad empresarial en la última década, según los datos estadísticos del período 1999-2007 en el que han incrementado su porcentaje en detrimento de la industria y la agricultura.

 

Castilla y León es ya una comunidad puntera en creación de empleo y ello ha supuesto un cambio en las tendencias poblacionales pasando de ser una comunidad netamente emigrante a una comunidad que recibe inmigrantes de todos los rincones del mundo.
Este cambio se ha visto acompañado por una modernización y un cambio de la distribución de los ocupados por sectores. La agricultura ha visto como descendía el número de trabajadores pasando de representar el 13% de la población activa en 1996 al 7,6% en 2007. Por el contrario el sector servicios ha pasado de suponer el 57% hasta el 63%. Mientras que la construcción ha duplicado su peso en el Valor Añadido Bruto de la región con un crecimiento del 92% hasta suponer un 12,4% del PIB. Un producto interior bruto (PIB) a precios de mercado que ha aumentado un 97% en los últimos 10 años hasta alcanzar cerca de los 56.256 millones de euros en el último ejercicio. A la par que nuestro PIB per capita se equipara al de la Unión Europea (UE). Mientras que en 1996 la convergencia del PIB per capita regional con el de la UE era del 87%, en 2005 ya alcanzaba el 97%.

 

En materia energética hemos visto como el Carbón ha perdido peso en nuestra comunidad pasando de 6.844.693 toneladas de producción en 1996 hasta los 4.354.257 de toneladas en 2007. Al tiempo que la producción eléctrica ha crecido en términos totales desde los 29.586.030 MW/hora a los 32.376.615 MWH en 2007. Ello se debe sin duda a la apuesta decidida de nuestra comunidad en las fuentes de energía alternativas. Las llamadas energías limpias, unas autenticas desconocidas hace 10 años cuando la producción de estas era inexistente. No obstante en 2006 (últimos datos publicados) Castilla y León producía ya el equivalente en energía eólica a 352.786 toneladas de petróleo. Importante es también la apuesta en energías procedentes del sol. Las instalaciones de energía solar térmica han incrementado un 377% los metros cuadrados de superficie entre 2001 y 2007, al pasar de 13.118  metros cuadrados a 62.658 metros cuadrados.

  

Todos estos avances tan significativos no serian posibles sin las inversiones en I+D que se han visto duplicadas respecto al PIB. El gasto interno total en I+D ha pasado en Castilla y León del 0,52% del PIB en 1996 al 0,97% en 2006.

El crecimiento de Castilla y León ha sido sostenido y equilibrado, salvo en algunos sectores como la construcción de viviendas que vivió unos años de frenesí durante el trienio 2004-2006, en el que se construyeron 46.290, 45.238 y 54.168 hogares, respectivamente. Sin embargo, en 2007 la cifra se estabilizó en 39.942 viviendas construidas, cifra similar a la del año 2003.
No es ningún secreto que el ladrillo ha sido el nicho elegido en la última década por muchos inversores para destinar sus ahorros lo cual ha repercutido de forma creciente en el precio de la vivienda que se ha duplicado desde 1996, año en que el valor de la vivienda nueva por metro cuadrado en nuestra región se encontraba en los 475 euros hasta situarse muy por encima de los 800 euros en 2007. Esto supone que el precio de la vivienda casi se ha duplicado en los últimos 10 años. Quizás en los próximos ejercicios se registren bajadas importantes.

No todas las noticias referentes a la construcción son negativas, cabe destacar la licitación en obra pública por parte de las distintas administraciones en Castilla y León que prácticamente se ha cuadruplicado en el periodo 1996-2007 pasando de los 973 millones a los 3.841 millones de euros respectivamente.

La licitación de obra pública ha sido un pilar fundamental que ha permitido el despegue de la construcción y quizá sea el sostén necesario en la coyuntura complicada que atraviesa el sector en la comunidad. Todas las administraciones han incrementado de forma importante las inversiones en obra pública en Castilla y León, por su parte la Administración regional ha pasado de destinar 308 millones en 1996 a destinar 1.033 millones de euros en 2006 lo que supone un aumento del 335%. Por su parte, la aportación de la Administración central ha pasado de los 462 millones en 1996 a los 1.033 millones en 2006, esto supone un incremento del 223% en 10 años.
Pero el salto más espectacular por parte de la Administración central se produjo en el año 2007 cuando la inversión paso de 1.033 a 2.432 millones de euros en un solo periodo. Esto supone un aumento del 235% entre 2006 y 2007.

Castilla y León se ha convertido en una potencia turística de interior gracias al rico patrimonio histórico y natural de nuestra comunidad autónoma. Más de 6,5 millones de viajeros pasaron por nuestra tierra el pasado año realizando más de 11 millones de pernoctaciones con una estancia media de 1,68 días. Estos datos suponen un incremento de viajeros del 153% respecto a los datos correspondientes al año 1988 (4,30 millones) y un aumento del 154% de las pernoctaciones.

Sin duda en este aumento han influido y mucho factores como la mejora cuantitativa y cualitativa de los establecimientos turísticos de Castilla y León. En tan solo 7 años los establecimientos turísticos han pasado de 7.099 en el año 2000 a los más de 10.783 en 2007 con el consiguiente incremento de plazas que han pasado de 97.695 a 131.184, respectivamente.

Tan importante como el potencial desarrollado por los establecimientos turísticos es el desarrollo de las infraestructuras y las vías de comunicación en la región, pese al importante atraso histórico acarreado por nuestra comunidad. No obstante y gracias a las inversiones públicas se ha pasado de 41 Km de autovías y autopistas en 1985 a los 1.521 Km en 2007.

*Colaboración de Emilio Cabadas (PP Benavente)

No hay comentarios