El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, y la consejera de Presidencia, Justicia e Igualdad del Principado de Asturias, María José Ramos Rubiera, han iniciado esta mañana en Oviedo las conversaciones que desembocarán en la firma de un protocolo general de colaboración entre los gobiernos autonómicos de Castilla y León y Asturias.

En la misma línea puesta ya en marcha con otras comunidades vecinas, el acuerdo comprenderá materias muy diversas pero siempre a partir de un objetivo fundamental: mejorar la vida de quienes residen en las zonas limítrofes a través de la prestación de servicios de calidad.

Así, en materia sanitaria, se pretende que los vecinos de las localidades de León más cercanas a la comunidad asturiana puedan acceder con la mayor comodidad posible a los recursos de la manera más cercana y eficiente. En este sentido hay que destacar las características específicas que tienen algunos de estos municipios debido a la complicada orografía que presentan las zonas de montaña existentes entre Castilla y León y Asturias algo que también es determinante a la hora de ofrecer un servicio de transporte de emergencias y urgencias sanitarias adecuado.

De manera más genérica también se contempla la colaboración en otras materias como la Atención Primaria, la atención en salud mental y asistencia psiquiátrica, la formación del personal o la investigación en Ciencias de la Salud.

La futura cooperación entre la Junta de Castilla y León y el Principado de Asturias también se extiende al ámbito social. En el acuerdo que firmarán las dos administraciones se incidirá de manera especial en la atención a la dependencia con el objeto de lograr un tratamiento adecuado a las personas que se encuentran en esta situación. Por ejemplo, si un beneficiario reside en una comunidad distinta a la de empadronamiento, la voluntad que se pretende plasmar en el protocolo es la de existan los mecanismos que permitan realizar la valoración de la dependencia por el gobierno autonómico de residencia. Esa valoración sería después remitida a la comunidad de origen para su resolución. Asimismo, habrá acuerdos para el seguimiento de algunos casos y para el intercambio de información sobre las personas dependientes.

La violencia doméstica es también un asunto de especial preocupación para los dos gobiernos. Para ello se quiere establecer el compromiso de coordinar los recursos de los centros de acogida situados en Castilla y León y  Asturias de manera que se puedan derivar aquellos casos que se consideren oportunos a una comunidad autónoma en concreto.

En cuanto al ámbito educativo, se trabajará con el objetivo de que los alumnos de las zonas limítrofes puedan disfrutar de los mismos derechos que ya existen en otros puntos de cada comunidad. Esta intención se concretará en acuerdos concretos relacionados con la admisión en centros y el acceso a servicios como el comedor, el transporte o las ayudas al estudio y la residencia.

TRES GRANDES OBJETIVOS

La reunión celebrada en Oviedo responde a tres grandes objetivos: en primer lugar y como asunto principal para la Junta de Castilla y León, contribuir a fijar población en las zonas periféricas mediante la prestación de servicios de calidad que permitan cubrir las necesidades concretas de quienes allí residen.

Además, estos acuerdos responden al desarrollo estatutario y a la idea de conseguir un autonomismo “útil y cooperativo”. Útil para los ciudadanos beneficiados por el ámbito de actuación de los acuerdos y cooperativo dentro de un marco de diálogo fluido y necesario con el conjunto del Estado, y de manera especial, con las comunidades autónomas más cercanas. Todo ello como aplicación de lo contemplado en el artículo 60.1 de nuestro Estatuto.

En tercer lugar, la línea de trabajo desarrollada por la Consejería de la Presidencia y, en concreto, por la Dirección General de Relaciones Institucionales de la que es responsable María de Diego, pretende dar respuesta a una de las prioridades marcadas por Juan Vicente Herrera en su discurso de investidura donde planteó la importancia de mantener y reforzar las herramientas de colaboración en el marco del Estado de las Autonomías.

OTROS ACUERDOS

A partir de la reunión celebrada este mediodía en Asturias, los dos gobiernos comenzarán a coordinar las actuaciones necesarias para la elaboración de un documento conjunto. El objetivo de la Junta de Castilla y León es que el acuerdo con el gobierno asturiano pueda firmarse el próximo mes de julio.

Junto a los acuerdos que se prevén cerrar en breve plazo y entre los que habría que incluir los vinculados a Castilla-La Mancha y Extremadura hay que recordar la situación de otros convenios cuya negociación está ya cerrada y cuya firma es inminente. Es el caso de las comunidades autónomas de Madrid y La Rioja. En cuanto a la comunidad madrileña, este miércoles la presidenta Esperanza Aguirre se desplazará hasta Valladolid para suscribir el Protocolo General de Colaboración que ahondará de manera especial en la cooperación en materia sanitaria. Del mismo modo, el próximo 19 de junio será el presidente de La Rioja, Pedro Sanz quien firmará en la sede la Presidencia de la Junta de Castilla y León el acuerdo de colaboración entre las dos comunidades. En este caso, habrá también avances en cuestiones relacionadas a la colaboración cultural con el Camino de Santiago como eje fundamental.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.