La Comisión Regional de Trasplantes de Castilla y León ha autorizado hoy la puesta en marcha, en el Complejo Asistencial de Salamanca, del Programa de Trasplante Renal de Donante Vivo, técnica que se une a las que ya se llevan a cabo en los hospitales de SACYL -corazón, hígado, renal, páncreas-riñón, médula ósea, córneas y tejidos- y que supone el cumplimiento de un compromiso de Legislatura en esta materia.

Transplante Renal de Donante Vivo

El consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, ha presidido hoy en Salamanca la reunión de la Comisión Regional de Trasplantes en la que éste organismo ha autorizado la puesta en marcha en Castilla y León del Programa de Trasplante Renal de Donante Vivo, una técnica que se va a desarrollar en el Complejo Asistencial de Salamanca y que está incluida entre los compromisos de Legislatura del Gobierno autonómico.
Como se sabe, el trasplante renal es la terapia de elección para la mayoría de las causas de insuficiencia renal crónica terminal, al mejorar la calidad de vida de los pacientes y aumentar su supervivencia. A pesar del incremento de las cifras de trasplante  de los últimos años, los injertos de donante vivo no alcanzan el 5% en el conjunto del país, cuando los estados del entorno superan el 15%.

Así, el envejecimiento poblacional y la disminución afortunada de los accidentes de tráfico han supuesto un cambio sustancial en el perfil del donante de órganos, habiendo pasado la edad media de 35 años en 1995 a 58 en la actualidad. Además, cada día se necesitan más órganos para enfermos jóvenes, que raramente se pueden beneficiar de los órganos extraídos a donantes de edad avanzada, de ahí la necesidad de potenciar este tipo de programas.

El trasplante renal de donante vivo se está mostrando por tanto como una alternativa eficaz al trasplante renal de cadáver en muerte encefálica (86 injertos en 2008 en Castilla y León), con una serie de ventajas: mejores resultados para el receptor, tanto en supervivencia y función inicial del injerto como en menor incidencia de rechazo; menores dosis de inmunosupresión y, como consecuencia, de complicaciones y de estancias en el hospital; realización programada del trasplante simultáneamente con la nefrectomía (extracción del riñón), disminuyendo los tiempo de isquemia (falta parcial o total de aporte de sangre a un órgano); beneficios para el donante en relación al refuerzo de su autoestima y satisfacción personal y mejor acceso al trasplante del receptor con una mayor “oferta” de órganos, sobre todo para los enfermos más jóvenes.

La donación de vivo es por tanto un acto solidario aceptado éticamente por la sociedad, pues supone un beneficio claro para el receptor ante la escasez de órganos, lo que justifica la optimización de los distintos programas de trasplante renal incluyendo el de donación de vivo, que ya se realiza en 25 hospitales de toda España.

En los primeros años de los trasplantes (el primero se hizo en Boston en 1954) la donación de vivo fue la principal fuente de órganos en todos los países. El mejor conocimiento de la muerte encefálica y la amplia aceptación de sus criterios diagnósticos permitieron que la donación de cadáver se constituyera en su principal origen en los países occidentales. Por el contrario, en países con determinados marcos culturales (Japón, Irán, Estados Unidos) la donación de vivo ha continuado siendo la principal fuente.

Dos características específicas han hecho que en los países de nuestro entorno se renueve desde hace pocos años el interés por recuperar y potenciar esta fuente de órganos para trasplante renal: los buenos resultados obtenidos y la escasez (o la edad) de los donantes fallecidos.

SALAMANCA

Los servicios hospitalarios encargados de llevar a cabo este nuevo programa en Salamanca, bajo la coordinación del doctor José Matías Tabernero, responsable del Servicio de Nefrología, y del coordinador de Trasplantes del Complejo Asistencial, Víctor Sagredo, serán los siguientes: Urología, Nefrología, Medicina Interna, Cirugía General, Traumatología, Anestesia,  Banco de Sangre, Laboratorios de Hematología, Bioquímica Clínica y Microbiología, Radiología y Anatomía Patológica.

La Unidad de Trasplante Renal del Complejo Asistencial de Salamanca realiza el programa de injertos renales desde 1983 y ha efectuado ya más de 700 implantes con resultados de calidad equiparables al resto de unidades españolas, a lo que hay que sumar como mejora sustancial la realización de cirugía laparoscópica urológica, el nuevo estándar para la extracción renal de donante vivo dadas sus ventajas (recuperación más rápida, mejor postoperatorio y menor morbilidad).

REGULACIÓN

La normativa reguladora es el Real Decreto 2070/1999, de 30 de diciembre, por el que se regulan las actividades de obtención y utilización clínica de órganos humanos y la coordinación territorial en materia de donación y trasplante de órganos y tejidos.

Este decreto considera donante vivo a aquella persona que cumpliendo los requisitos establecidos -mayor de edad, buena salud física y mental, etcétera- efectúe la donación en vida de órganos o parte de los mismos cuya extracción sea compatible con la vida y cuya función pueda ser compensada por el organismo del donante de forma adecuada y segura.
Así, el donante debe ser informado con claridad de las consecuencias de su decisión, otorgando su consentimiento de forma expresa, libre, consciente y desinteresada, y comprendiendo además las posibles complicaciones médicas derivadas de su decisión. Como es obvio, el destino del órgano extraído será únicamente su trasplante a una persona determinada con el propósito de mejorar su pronóstico vital o sus condiciones de vida.

Según esta norma, que es muy estricta, la extracción de órganos de donantes vivos se limitará a situaciones en las que puedan esperarse grandes posibilidades de éxito, y será necesario un informe preceptivo del Comité de Ética del hospital trasplantador. En ningún caso se extraerán órganos cuando medie condicionamiento económico o de otro tipo -social o psicológico- o se aprecie que se altera el libre consentimiento del donante.

La seguridad en el proceso es tal que para proceder a la extracción, el interesado deberá otorgar por escrito su consentimiento expreso ante el juez encargado del Registro Civil de su localidad, tras las explicaciones del médico que ha de efectuar la extracción y en presencia del médico que ha acreditado el estado físico y mental adecuado del donante (profesional que ha de ser siempre diferente al que vaya a hacer la extracción).

HOSPITALES ACREDITADOS

Todos los hospitales públicos de Castilla y León están acreditados para la extracción de órganos y tejidos. En cuanto a los trasplantes, los centros autorizados por la Junta de Castilla y León son los siguientes: Trasplante renal: Complejo Asistencial de Salamanca y Hospital Universitario de Valladolid; Trasplante cardiaco: H. Universitario de Valladolid;  Trasplante hepático: H. Universitario Río Hortega,  Trasplante de progenitores hematopoyéticos (médula ósea): C.A. de Salamanca, C.A. de León y H. Universitario Río Hortega; Trasplante de páncreas-riñón: C.A. de Salamanca y Trasplante de córneas: C.A. de Burgos, C.A. de León, Hospital del Bierzo, C.A. de Salamanca, H. Universitario de Valladolid, Clínica San Francisco de León e Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de Valladolid.

Desde el inicio de los programas en el año 1983 (en Salamanca) se han registrado en Castilla y León un total de 1.018 donantes y 3.783 trasplantes, mientras que el número de tarjetas de donantes de órganos se eleva ya a 7.718.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.