El segundo toro enmaromado, el del sábado, cumplió con “la tradición” gracias a la tregua que dio la lluvia

Una carrera limpia, rápida, con alguna caída del astado en un suelo algo resbaladizo

La decisión de la concejalía de fiestas de romper con las tradiciones ha dado sus frutos. Un segundo toro enmaromado el sábado era polémico desde el principio. No han faltado voces contrarias por considerar que desvirtúa y quita protagonismo al toro del miércoles, al enmaromado auténtico. Eliminar argollas y acortar el recorrido también ha supuestos algunas voces contrarias. Finalmente Benavente ha tenido un segundo toro enmaromado el sábado y no se ha terminado el mundo. La lluvia dio una tregua que Lechugazo, primo de Pitarroso, un toro más joven, más brioso y con menos peso aprovecho para demostrar su valía terminando el recorrido en menos de 45 minutos. Todo un récord. Se noto sobremanera la eliminación de la argolla de la Plaza de Santa María. En menos de 15 minutos el toro ya se encontraba encarrilado por la calle de los Carros. Antes, se detuvo algo en el repecho de la cuesta del parking de la mota. A diferencia de Pitarroso, este toro no ha dejado heridos, ni se han producido incidentes. Casi no ha habido tiempo.

 

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.