OPINIÓN por Alfredo Hernández Sacristán

Alfredo Hernández Sacristán
Alfredo Hernández Sacristán

Ir contra corriente siempre ha sido costoso, y tanto que ha llevado a la misma muerte, al que osó dar normas de conducta en justicia, moral, misericordia, generosidad…que eran contrarias al poder establecido.

Es difícil ir caminando en rectitud de conciencia que frontalmente se da con un mundo en que predominan la frivolidad, el consumismo, el hedonismo, la infidelidad… y la ignorancia presuntuosa.

Y si el mundo ha ido – es historia – habitualmente por derroteros de injusticia, insolidaridad, afán de poder al precio que sea, suntuosidad, ceguera ante la pobreza ( es ceguera insolidaria dar de lo que me sobre), no poniendo los medios – heroicos si hacen falta –para erradicar el hambre del mundo, y se podría, sin recortes sociales ni nada que se les parezca. Eso de los recortes sociales son el caballo de batalla, por sí o por no, de las malas y “difusas “políticas.

El oro que quieren buscar en el fondo del mar, donde sólo se sabe que están las llaves, matarile, matarilerilerón…ignorando que el verdadero está en nuestro corazón y en su fondo, a veces demasiado hondo. Existen recursos, seguro que los hay, para mitigar el hambre y apagar la sed del Mundo, Mundo del hambre y de la necesidad. Me escuece escribir Mundo del hambre, y más aún cuando se que existe.

No lo digo sólo por las imágenes que vemos con frecuencia y que pronto se olvidan. Lo escribo porque he visto revolver en la basura buscando lo que desperdiciamos. Habría que indagar por qué el rico se sigue haciendo más rico y el pobre se precipita cada vez en una pobreza mayor. ¿Por qué las desigualdades se hacen abismales?

Hace, pongamos, cien años, no podíamos imaginar cómo íbamos a vivir a comienzos del siglo XXI. Qué casualidad la cifra de la mayoría de edad en mis tiempos, si estas cifras coincidieran con una mayoría de edad de los tiempos que vivimos, lo haríamos con más sensatez, más seriedad- Menos gastos, que llaman la atención por su enormidad y que, a mi parecer, son paralelos a su inutilidad. ¿Agua en Marte? ¿Tanto interés tiene? Yo creo que más importante es, y más barato, buscarlo en la Tierra y dásela a quien tanto la necesita. Seguro que hay soluciones a todas las escaseces mundiales.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.