Se pretende llegar a todos los municipios del medio rural con fibra óptica de alta velocidad destinando a ello más de 500 millones de ayudas públicas.

El Gobierno ha anunciado hoy un fuerte aumento de los recursos destinados a las ayudas al despliegue de redes de fibra óptica en las zonas a las que aún no han llegado. El gran objetivo del Gobierno que lidera Mariano Rajoy es dotar con más recursos al Plan Peba (Programa de Extensión de Banda Ancha) para que, en el trienio 2018-2020, se alcance un nivel de penetración de la fibra óptica cercano al 95% de la población y al 100% de los municipios. De este modo se sitúa España como uno de los líderes mundiales en las redes de fibra, tan sólo por detrás de Japón y Corea del Sur. Para ello, las ayudas del trienio superarían los 500 millones de euros.

El plan del Gobierno es acelerar con ayudas públicas los despliegues de las operadoras para que éstas alcancen cada vez poblaciones más pequeñas en las que los despliegues de fibra no serían rentables de por sí. El Peba ya elevó notablemente su dotación en 2017, al recibir unos 105 millones de euros para ayudas a fondo perdido a las operadoras, lo que suponía duplicar los recursos recibidos en 2016, de unos 50 millones. Esta medida va a beneficiar especialmente a las zonas rurales que tienen graves problemas para recibir conexión a internet de alta velocidad.

No hay comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.