OPINIÓN:

Una vez que hemos superado el ver tantas, ¡ y tantas tantas!, presuntas banderas de la España Nación con su presunto escudo en el centro y una flagrante errata/error/despropósito heráldico del segundo cuartel superior (empezando por la izquierda),donde el símbolo heráldico de la Corona Leonesa [Extremadura-Reino Leonés-Galicia-Asturias], se representa en color rojo-.-de la misma tonalidad de las dos franjas rojas de la presunta bandera-.- y no en su correspondiente, ¡ y legal !, color púrpura, cualquiera puede distraerse/ocuparse/indagar en cualesquier asunto, ya que si eso es lo que ocurre con la bandera/escudo, que les vamos a decir sobre la audición del himno de España.

Algunos ciudadanos están altamente preocupados al observar, con ocasión del Campeonato Mundial del Fútbol, como en la interpretación de los himnos de otras Naciones -.-vía televisión-.- sus ciudadanos respectivos están, con el máximo de los respetos, o escuchándolos o cantándolos y , por el contrario, cuando suena el Himno de España, ¡de la España Nación!, da paso a un algarabía cuasi general y en todo caso a una indiferencia rayana en el absolutismo más totalitario.

El león rampante de color púrpura de la Corona Leonesa [Extremadura-Reino Leonés-Galicia-Asturias], que viene del Regnum-Imperium Leonés (ahora estamos en el XI CENTENARIO), aguantó: (a) la normativa de 1977 (R.D. de 1-7-1977) [que es una publicación en el BOE realizada después de las elecciones generales “constituyentes” del 15-J de 1977] y (b) la criba cinegética de 1981 {Presidencia del ciudadano Calvo Sotelo y Bustelo (D. Leopoldo ) en el Gobierno del Reino de España, con la Ley 33/1981, de 5 de octubre, del Escudo de España, posterior al acuerdo político de 31 de julio de 1981, donde se pone en vigor el reconocimiento constitucional de tres de las cuatro regiones de la Corona Leonesa, a saber: Extremadura-Galicia-Asturias mientras que la del Reino Leonés [SALAMANCA-ZAMORA-LEÓN]es ocultada},y con ello llego hasta nuestros días.

Es posible que, en el año 1981, algunas razones de Gobierno, se trasmutasen en razones de Estado y puede, en nuestro criterio político particular, que no alcanzasen las razones de la Nación, de una Nación cuya Voluntad Soberana aprobó, en referéndum (el día 6-12-1978), la Constitución Española, con una bandera, con un escudo y con unas Regiones Históricas muy precisas y concretas donde si estaba el Reino Leonés [Salamanca-Zamora-León].La Heráldica del Reino Leonés no señala nunca que para representarnos a nosotros: los leoneses, al lado del león rampante de color púrpura se tenga que poner otro símbolo heráldico diferente, distinto y distante; con tal símbolo ya estamos en el Escudo de España, junto a extreméños, gallegos y asturianos, como lo estamos en Guadalupe, Santiago y Covandonga o en San Pedro de La Nave.

El método instaurado de la educación en valores, por lo menos en los valores hispánicos-.- y sus antecedentes los valores de la leoneseidad-.-, parece que, ¡ a la vista esta!, tiene algunas lagunas. Los televidentes, en bloque, queremos que nuestros seleccionados se dejen la piel en el campo de juego en defensa de España, pero somos, en bloque, incapaces de mostrar nuestro respeto cívico,¡ a esa misma España ¡, cuando suena nuestro himno o cuando vemos nuestra bandera.

Tenemos los ciudadanos, entre todos, una tarea en pro de hispanizar nuestros entornos de convivencia próximo, sin que ello suponga un obviar el conocimiento de lo foráneo, pero también dando amplio sentido a lo cercano, a ese cercano cultural, histórico, antropológico, social y hasta político, debemos ir mancomunadamente a resolver la interrogación ¿y eso como se hace?.

Ya hemos superado que el BOE no lo resuelve todo, aunque puede, es un suponer, que lo aguante todo, de aquí que el ¿y eso como se hace?, además de poder estar estructurado en el BOE, se debe insertar en la actividad cotidiana, a niveles políticos y sociales, es decir: debe formar parte de nuestro estilo de vida.

Francisco Iglesias Carreño

1 Comentario

  1. Es necesario que el Gobierno de la Nación adopte las medidas necesarias para dotar de letra al Himno Nacional, una letra digna, que evite el indigno tarareo que se hace del mismo cuando llega la hora de su interpretación.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.